MONTAÑA PALENTINA

En el confín más remoto e inaccesible de la provincia de Palencia se levanta una espectacular, y casi desconocida, cadena montañosa. Sus picos y crestas, modelados en las duras y apretadas calizas de montaña, sobrepasan los 2.500 metros de altura y conforman un singular relieve a base de fantásticas agujas, impresionantes precipicios, altivos cantiles y profundos valles.

Dos importantes ríos tienen sus fuentes en estas montañas, el Carrión y el Pisuerga. El primero de ellos nace en el corazón más escarpado de la montaña y sus fuentes -la laguna de Fuentes Carrionas que da nombre a toda la comarca- están tan aisladas que incluso es posible descubrir en ellas las huellas de varias parejas de oso pardo.

 

El Pisuerga brota en una zona -Fuente del Cobre- de más suavidad paisajística y donde predominan los bosques caducifolios de haya y roble.

Fauna: Oso pardo, urogallo, lobos, rebecos, ciervos, nutrias y perdiz pardilla.

Relieve: Paisaje tallado en las duras y apretadas calizas de montaña, que ha dado lugar a un fantástico conjunto de agujas, cantiles y valles.

Vegetación: Hayedos, robledales, rebollares, encinares y sebollares. Estos últimos son los más septentrionales de Europa.