• Luis Crespo

Uso y ajuste de los bastones de montaña

En el artículo sobre la importancia del uso de los bastones en los deportes de montaña pudimos comprobar que su uso en montaña nos aporta más beneficios que inconvenientes.


Es por eso por lo que, en esta ocasión te vamos a contar cómo regular tus bastones y las diferentes técnicas a emplear en función del terreno por el que desarrolles tu actividad, así como los diferentes tipos de bastones y sus diferentes sistemas de cierres que podemos encontrar actualmente en el mercado para que elijas el que más se adecua a tus necesidades.


Si no eres de los que utilizan bastones en tus actividades, esperamos que tras este artículo te plantees comenzar a utilizarlos.


¿Qué tipo elegir?

En función de la actividad que vayamos a realizar nos interesará decantarnos más por unos modelos de bastones que por otros. Si queremos unos ligeros y para Trail nos decantaremos más por unos bastones plegables mientras que si, por el contrario, queremos unos que nos sirvan un poco para todo o para montañismo o trekking primaremos la elección de unos bastones telescópicos.

  • Telescópicos

Hasta hace poco tiempo era el bastón más usado en montaña y los únicos modelos existentes en el mercado para la práctica de senderismo, montañismo o trekking.

  • Fijos

Es el tipo de bastón que se utiliza por lo general para la práctica del esquí alpino. En lo referente a la práctica de deportes como el senderismo o el montañismo se ha generalizado sobre todo para grandes desniveles de subida y su uso es muy extendido en las denominadas carreras verticales.

  • Plegables

Es la evolución del bastón telescópico, diseñados principalmente para las carreras de montaña y se diferencian de sus predecesores en que están diseñados pensando en montarse y recogerse de una manera rápida y cómoda así por su reducido tamaño para poder guardarlos en la mochila o en los cinturones diseñados para tal fin.

Sistemas de cierre

  • Rosca

El sistema más clásico de todos los existentes. Consiste en un cono al final del tramo que queda en la parte interior y que, al ir roscando en un sentido hace que dicho cono vaya expandiendo en el interior para aumentar su tamaño y bloquear el tramo de bastón. Uno de los mayores inconvenientes de este sistema es que con mal tiempo o guantes es casi imposible utilizarlo. Además de que si se parte el cono de expansión interior muchas marcas no tienen repuesto. Cada vez es menos habitual encontrar este sistema.

  • Click lock

La gran mayoría de marcas están optando por introducir este sistema de cierre en sus modelos debido a su facilidad de ajuste y sencillez. Además, una de las grandes ventajas de este sistema de cierre es su facilidad para poder abrir o cerrar incluso con guantes puestos o con mal tiempo.

  • Push-pin

Novedoso sistema que consiste en un pasador a presión dentro del interior del bastón y que al encontrarse los agujeros sale por ellos para quedar bloqueado. Un sistema sencillo, intuitivo y cómodo, pero que puede parecernos algo frágil a primera vista.

  • Cable o conos de unión

Un nuevo sistema de cierre para los bastones utilizado sobre todo en los modelos plegables destinados al Trail. Este sistema es similar al que se utiliza en las varillas de las tiendas de campaña o de las sondas para la búsqueda de víctimas de aludes. Podemos encontrar desde la versión más sencilla consistente en una goma elástica en el interior hasta sistemas más reforzados como el de la fotografía que la unión se realiza a través de conos flexibles de material más resistentes para evitar la rotura.

¿Cómo ajustar tus bastones?

  • En llano

En un lugar plano, abre el bastón hasta que tu bazo forme un ángulo de 90º de tal manera que el antebrazo quede paralelo al suelo.

  • En ascenso

Lo ideal sería acortar el tamaño de los bastones para colocar las manos en las empuñaduras, pero actualmente, en el mercado encontramos muchos modelos que traen un acolchado que se prolonga más allá de la empuñadura precisamente para poder mover libremente las manos y adaptar la posición correcta sin tener que estar regulando la distancia de los bastones constantemente.


Los brazos irán más extendidos que en terreno llano, con lo que conseguiremos mantener el cuerpo recto y perpendicular al suelo al caminar. Esta posición del tren superior nos permitirá mantener la caja torácica abierta proporcionándonos una mejor respiración. Evita siempre subir las manos por encima de la altura de los hombros para que el corazón no trabaje en exceso y evitar un desgaste energético mayor.

  • En descenso

Aumenta el tamaño de tus bastones para que tu tren superior permanezca perpendicular al suelo y no adelantado para que el peso de la mochila quede en la parte trasera, de esta manera tu centro de gravedad permanecerá bajo y evitaras desequilibrarte hacia delante. Manteniendo esta posición en descenso conseguirás que el peso de la mochila y los impactos en el terreno se repartan entre nuestras piernas y los bastones, reduciendo notablemente los impactos en nuestras articulaciones, especialmente en las rodillas.


Asegúrate siempre que los cierres de tus bastones están apretados, para que no se cierren accidentalmente de golpe en subida o en bajada llevándonos un buen susto y seguramente una caída.

Además, hay modelos en el mercado que cuentan con el llamado sistema anti-shock, que es una especie de muelle que va en la parte interna del bastón. Este sistema se asemeja a la de los amortiguadores de los coches y que va a hacer que cada vez que haya un impacto sobre el bastón, el anti-shock va a absorber ese impacto ya disiparlo para que no llegue a nuestras articulaciones. Actualmente hay modelos que nos permiten bloquear o activar este sistema, lo cual nos va a permitir activarlo en los descensos y bloquearlo en las subidas.


¿Cómo utilizarlos durante la actividad?

  • En llano

La técnica más habitual es un bastoneo alterno, es decir, en cada paso movemos un bastón. Este bastoneo se realiza con la pierna y el bastón opuesto. Para un buen bastoneo en llano, lleva el bastón a la parte trasera y cuando esté clavado haz fuerza sobre él, gracias a las dragoneras podrás generar un mayor impulso lo que te ayudará a realizar una transferencia de cargas correcta.

  • En ascenso

Si la inclinación de la pendiente y la tipología del terreno nos lo permite, podremos utilizar la misma técnica que en terreno llano. Si por el contrario la pendiente es más fuerte, utilizaremos la técnica de bastoneo simultaneo en la que los dos bastones se adelantan al mismo tiempo y ejercemos fuerza sobre ellos.

  • En descenso

Al igual que en ascenso, si la pendiente no es muy fuerte podremos utilizar los bastones de manera alterna, pero si la pendiente es muy pronunciada deberemos de utilizar los dos bastones de manera simultanea adelantando los dos al mismo tiempo para que actúen como frenos. En descensos algo más pronunciados, podremos utilizar la técnica de ramaseo, que consiste en llevar los bastones juntos como veremos en medidas laderas, con la diferencia que agarraremos las empuñaduras por delante nuestro mientras que las puntas irán entre nosotros y la pendiente actuando a modo de freno.

  • En medias laderas

Otra opción que se nos presenta es en terrenos por los que transitamos por senderos o terrenos que atraviesan la pendiente de manera perpendicular. En estas ocasiones existen dos maneras de utilizar los bastones.

La primera sería llevar los bastones a distinta altura, es decir, el bastón que va del lado del valle más largo y el del lado de la pendiente más corto (o como comentábamos anteriormente agarrando por debajo de la empuñadura para no tener que estar regulando el bastón constantemente). La segunda opción sería utilizar los dos bastones juntos de manera perpendicular a la pendiente de tal manera que la punta quede en la ladera, nuestra mano del valle agarra la empuñadura de ambos bastones y la mano más cercana a la pendiente ejerce una ligera presión sobre el cuerpo de los bastones.


Uso de las dragoneras

Paso 1. Introduce tu mano por la correa de la dragonera de abajo hacia arriba.

Paso 2. Dirige tu mano hacia la empuñadura.

Paso 3. Agarra la empuñadura.

Paso 4. Tu mano tiene que apoyar sobre la dragonera al mismo tiempo que agarras la empuñadura. Si la correa está muy abierta tu mano agarrara la empuñadura sin apoyar en la dragonera. Tienes que notar cierta tensión al apoyar tu mano en la correa, pero no dolor.

Antes de realizar los pasos descritos deberás de regular la distancia de tu dragonera. Cada marca utiliza distintos sistemas. Los más sencillos son mediante velcros, otros a través de pasadores de plástico en los que tendrás que tirar de la correa para hacerlo más pequeño y los sistemas más sofisticados, suelen llevar el tensor bajo un tapón en la parte superior de la empuñadura ya que, por lo general la correa lleva algún tipo de refuerzo o acolchado para que apoye nuestra mano sobre ello.


En terreno irregular y cambiante, en descensos y en medias laderas no utilices las dragoneras, ya que es mejor llevar las manos sueltas para prevenir posibles caídas.

En zonas de roca en las que encuentres trepadas o destrepes no utilices la dragonera ya que te dificultará la progresión y te estorbarán pudiendo desequilibrarte.


Cómo transportar los bastones

Si vas a utilizarlos al poco tiempo siempre puedes transportarlos en la mano para no tener que recogerlos. Si por el contrario vas a hacer una trepada o no vas a utilizarlos durante un buen rato, puedes transportarlos de las siguientes maneras:


Recomendaciones y consejos

  • Utiliza dos bastones en vez de uno. Al utilizar solamente uno estamos creando una descompensación en la mitad de nuestro cuerpo en la que no llevamos bastón.

  • Si no estas acostumbrado a ellos, utilízalos progresivamente y practica hasta que te acostumbres a su uso.

  • No utilizar en caso de tormenta

  • Cubre el tramo inferior del mango con grip de raquetas. De esta manera podrás agarrar el bastón por debajo de la empuñadura consiguiendo adherencia y evitando que tu mano resbale, sin necesidad de estar regulado la altura del bastón todo el tiempo en función de la pendiente.

  • Límpialos antes de guardarlos. Si se han mojado durante la actividad separa los tramos y sécalos con un trapo antes de guardarlos ya que, si no los limpias el agua acabará corroyendo la parte interna del bastón en los sistemas de ajuste.

  • No sobrepases la línea máxima de cada tramo al ajustarlos. Cada fabricante lo indica a su manera, pero lo más habitual es con la palabra “STOP”. Si sobrepasas el límite fijado por el fabricante estarás transmitiendo mucha fuerza a los extremos de los tramos y en zonas muy pequeñas, por lo que es bastante probable que se abrá o incluso rompa el bastón.

  • Si los tramos no vienen indicados con las medidas haz algún tipo de marca para poder ajustarlos a tu medida más rápidamente cuando vayas a usarlos.

  • Revisa las punteras y asegúrate de que están en condiciones de seguridad para su uso. Hay modelos en los que las puntas pueden intercambiarse fácilmente cuando están desgastadas.

  • Utiliza tacos de goma para proteger las puntas si caminas con ellos por asfalto o ciudad.

¿Te han sido útiles nuestras recomendaciones sobre el uso y ajuste de los bastones? Si tienes alguna duda o quieres hacer alguna aportación déjanos un comentario.


Si quieres recibir las últimas noticias en tu correo puedes suscribirte a nuestro boletín de noticias a través del siguiente enlace:


#bastonesdemontaña #bastonesenmontaña #ajustebastones #usoyajustebastones #seguridadenmontaña #materialmontaña #montañasegura