© 2018 Luis Crespo

Buscar
  • Luis Crespo

Recomendaciones para el invierno, la nieve y el mal tiempo

Actualizado: mar 22

Al invierno nunca se lo comió el lobo, y para alegría de muchos y pesar de otros tantos, la nieve y el frío ya han llegado. ¿Cuánto tiempo se van a quedar? A esa pregunta no tenemos la respuesta, pero para poder disfrutar con seguridad de vuestras salidas a la montaña en estas épocas, os dejamos una serie de recomendaciones, con las que evitar en la medida de lo posible situaciones como las vividas hace unos días en zonas de casi toda la península como consecuencia de la borrasca “que se quedó sin nombre”.



ANTES DE LA ACTIVIDAD

  • Mirar meteo con antelación.

Si queremos planificar eficientemente, deberemos de consultar lo días previos la meteo de la zona donde vamos a ir y en distintos medios, además de hacerlo el día antes, ya que cuanto más cerca estemos de la fecha más fiables serán las previsiones. De esta manera también podremos ver cómo ha ido evolucionando la climatología en esta zona los días antes, lo que nos ayudará a ver la estabilidad de la zona, pero también vamos a poder hacernos una idea de lo que nos vamos a encontrar: caminos muy embarrados o por el contrario secos, exceso de nieve y zonas cargadas, fuentes llenas, roca mojada … Podéis consultar más sobre como planificar en el siguiente artículo.


  • Consultar el Boletín de Riesgo de Aludes de la zona a la que nos vayamos a desplazar.

Importantísimo saber el riesgo de aludes para la zona a la que vamos a ir. Con estos boletines sabremos el riesgo existente y si tendremos que adaptar unas medidas de seguridad u otras, además de ver antes de desplazarnos al sitio si el riesgo es débil o por el contrario muy fuerte, con lo que ya podríamos decidir desde casa el no hacer la actividad prevista o modificar el plan inicial.

Aquí os dejamos algunos enlaces de Boletines de Peligros de Aludes de algunas zonas:

http://www.aemet.es/es/eltiempo/prediccion/montana

Boletín de Peligro de Aludes (BPA) – Valle de Campoo

http://www.meteocampoo.es/boletin-peligro-aludes-alto-campoo.html

Boletín de Peligro de Aludes (BPA) Picos de Europa

http://www.meteocampoo.es/boletin-peligro-aludes.html

Espacio de Nieve y Aludes en la Cordillera Cantábrica

http://www.proyectoenacc.com/


  • Mirar estado de las carreteras.

Algo a tener en cuenta cuando vayamos a realizar un desplazamiento largo o a zonas de montaña, es ver el estado en el que se encuentran las carreteras de acceso y si en ellas hay incidencias, restricciones o si se encuentran cerradas. Podemos consultarlo a través de la página de la DGT mediante el mapa del tráfico en tiempo real.


  • Madrugar.

Sin duda, una de las cosas más importantes a la hora de planificar una actividad en zonas con terreno nevado, ya que, por lo general los días son más cortos en estas épocas, asique para que no nos pille la noche, mejor comenzar pronto, aunque sea bajo la luz de nuestros frontales. Ante cualquier imprevisto o si la actividad va a ser larga, podremos contar con horas de luz suficientes. Comenzando pronto nuestras actividades, tendremos más garantías de encontrar la nieve más estabilizada que cuando la luz solar esté incidiendo con fuerza en ella, lo que se traduce en que nos hundiremos menos en la nieve y que la estabilidad del manto nivoso será mayor debido a que la temperatura entre capas es más homogénea al no comenzar a fundirse con el sol.


  • Ropa de recambio en el coche/autobús.

Bien nos hayamos desplazado por nuestra cuenta o con un colectivo y lo hayamos hecho en autobús, agradeceremos bastante el llevar ropa de recambio para después de la actividad. Si hace mal tiempo dispondremos de ropa seca y caliente para cambiarnos y si, por el contrario, ha hecho buen tiempo, es bastante probable que la nieve también nos haya mojada parte de la ropa, puede que incluso nos hayamos atrevido a lanzarnos por ella o simplemente del propio sudor desprendido de nuestros cuerpos, por lo que el cambio de ropa también lo agradeceremos.


  • Batería del móvil cargada.

Vivimos en una era tecnológica en la que usamos aparatos prácticamente para todo y la montaña no es menos. Utilizamos nuestro teléfono para un montón de acciones de la vida cotidiana y nos proporciona gran cantidad de aplicaciones para nuestras salidas a la montaña. Y es, debido a ese uso que hacemos de aplicaciones gps, cámara de fotos, redes sociales, etc sumado a las bajas temperaturas que, nuestra batería se descargará mucho más rápido de lo que lo haría en un entorno urbano. En muchas zonas de montaña no existe cobertura, por lo que nuestros aparatos al tratar de recibir señal generan un consumo mayor de la batería. Cierto es también, que hoy en día existen en el mercado infinidad de baterías portátiles de tamaños reducidos y prestaciones increíbles que pueden paliar quedarnos sin batería en nuestros teléfonos móviles.


  • Depósito lleno de combustible.

Recomendable que el depósito de nuestro vehículo esté lo más lleno posible. En caso de mal tiempo, corte de carreteras o grandes nevadas, no podemos predecir el tiempo que vamos a permanecer dentro de nuestros vehículos, por lo que, si tenemos el depósito lleno, podremos hacer frente a estas esperas indeseadas de la mejor forma posible.


  • Dejar dicho dónde vamos a estar.

Independientemente de si vamos solos o acompañados, es conveniente dejar notificado dónde vamos a ir, nuestros horarios aproximados y la actividad que vamos a realizar, de esta manera en caso de un incidente o accidente, se agilizarían notablemente las labores de intervención de los grupos de rescate. Puedes consultar más detalles sobre planificación de rutas aquí.


  • Llevar ruedas de invierno o cadenas.

Fundamental para desplazarnos por carreteras nevadas o en las que se esperan nevadas. En el caso de llevar cadenas, una recomendación es meter unos guantes dentro de la funda, ya que, los días que tenemos que hacer uso de ellas no suelen ser los que mejor tiempo hace, por lo que unos guantes nos vendrán bastante bien para conseguir ponerlas de manera rápida. Una recomendación si no se tiene mucha práctica a la hora de colocar las cadenas sería probarlo antes de comenzar el viaje, con tranquilidad y en buenas condiciones, para que no nos pille por sorpresa cuando tengamos que ponerlas por necesidad real. Aquí podéis ver un vídeo sobre cómo poner las cadenas.


  • Aparcar hacia abajo.

Cuando lleguemos a nuestro destino, una cosa fundamental va a ser que dejemos aparcado nuestro vehículo siempre enfocado hacia donde nos vamos a ir. ¿Porqué? Muy sencillo, poneros en la situación de que ha nevado algo o el coche no nos arranca. Siempre va a ser mucho más fácil y práctico enfocarlo hacia la salida y poder empujar el vehículo desde la parte trasera. Direccionar el vehículo correctamente nos va a proporcionar también que, a la hora de irnos, en un parking concurrido y con restos de nieve/hielo en el suelo, siempre vamos a maniobrar mucho mejor con una visión frontal. Deberemos de tener también en cuenta en qué eje se encuentra la tracción de nuestro vehículo.


  • Llevar pala en el coche.

No hace falta que tengamos varias, simplemente la que llevamos durante nuestras actividades en terreno nevado sería suficiente. Con ella podremos solventar situaciones a la hora de ir a aparcar en algún lugar concurrido o con nieve sin limpiar, incluso va a sernos útil para conseguir “desenterrar” nuestro vehículo si ha estado nevando durante nuestra ausencia o si hace varios días que no lo movemos y ha habido nevadas durante los mismos.


DURANTE LA ACTIVIDAD

  • Llevar agua de sobra.

No solamente por el sobreesfuerzo que vamos a tener que realizar al movernos por nieve si no que también, llevando agua de sobra en nuestras mochilas podremos mantenernos hidratados correctamente y evitar de esta manera la hipotermia derivada por las bajas temperaturas.


  • Llevar ropa de abrigo suficiente.

Aunque hayamos mirado la meteo, no debemos de olvidarnos de que nos movemos por la montaña y, aquí la climatología suele ser cambiante y cada macizo montañoso tiene sus peculiaridades. Acordaros que la temperatura desciende aproximadamente 0’6ºC por cada 100m de altitud ascendidos.


  • Crema de protección solar y labial

El albedo[i] procedente de la nieve anda en torno a un 86%, por lo que si no nos echamos crema de protección solar y labial, nos exponemos a que en poco tiempo nuestra piel sufra las consecuencias de la incidencia de la radiación solar en forma de quemaduras.


  • Utilizar gafa de sol.

Al igual que con la protección solar, el albedo puede incidir en nuestra vista llegando a producirnos la “ceguera de las nieves”, afectando a nuestra visión de forma temporal incluso a largo plazo, debido al gran porcentaje de radiación reflejada.


  • Llevar material apropiado a la actividad (crampones, piolet, etc.) y comprobar su estado.

En función de la actividad que vayamos a realizar, deberemos de llevar el material técnico más acorde para ella. Igual de importante llevar el material adecuado lo es que su estado sea óptimo. De nada va a servirnos si llevamos uno crampones y sus puntas con el desgate de uso con los años no han vuelto a ser afiladas, o si llevamos un DVA[ii] y las pilas están agotadas, por ejemplo. Tu seguridad va a depender tanto de su presencia como de su uso y buen estado.


  • Llevar el móvil, gps, etc cerca del cuerpo para evitar que se gaste la batería/pilas.

Las bajas temperaturas hacen que las baterías de cualquier aparato eléctrónico que llevemos con nosotros, como pueden ser teléfonos móviles, gps, relojes, … terminen descargándose mucho antes. ¿Cómo podemos evitar que las baterías nos duren más tiempo? La solución es sencilla, y es simplemente que cuanto más cerca de nuestro cuerpo guardemos el móvil o el gps, vamos a conseguir que el frío no nos “robe” batería.


  • Llevar cubierta la cabeza

La cabeza es la zona de nuestro cuerpo por la que más calor corporal perdemos, entorno a un 40% aproximadamente. Motivo este, por el que algo fundamental es que protejamos nuestra cabeza bien sea con un gorro, visera, buff, … para no favorecer posibles hipotermias por pérdidas de calor.


  • Pala + DVA + sonda.

La montaña no entiende si somos esquiadores, alpinistas, senderistas, … si vamos a estar todo el día haciendo actividad o simplemente el tiempo que tardemos en sacarnos una foto para compartir en nuestras redes sociales. Un alud o avalancha puede desencadenarse en cualquier momento, por lo que, aunque consideremos que nuestra actividad no sea peligrosa, si lo puede ser el lugar que hayamos escogido para ella. Por eso la importancia de llevar el kit básico de seguridad en nieve formado por pala, DVA y sonda y saber su manejo.


  • Alejar el teléfono móvil del DVA

Algo que deberemos de tener muy en cuenta a la hora de movernos en terreno nevado, es que, tendremos que guardar nuestro teléfono móvil al menos 30cm alejado de nuestro DVA, de esta forma evitaremos posibles distorsiones en el funcionamiento de nuestro detector de víctimas de avalanchas. Podéis ver dichos efectos en este vídeo.


  • Llevar frontal con pilas de repuesto.

Los días son más cortos en invierno, por lo que el frontal va a ser un elemento imprescindible dentro de nuestro material: por una parte, lo utilizaremos en actividades en las que nos exijan el comenzar de madrugar y por lo tanto no haya todavía luz natural, pero también como comentábamos, los días son más cortos y el sol se oculta antes, por lo que si no hemos madrugado o los horarios no han ido como habíamos planificado, vamos a necesitar de luz artificial para poder regresar a nuestro destino.


  • Guantes de recambio.

Si no quieres vivir la situación en que ni tan siquiera seas capaz de cerrar o abrir la cremallera de tu cazadora, acuérdate siempre de llevar unos guantes de repuesto contigo. Si se nos mojan debido a la nieve o el agua, van a hacer que nuestras manos se enfríen rápidamente. Lo que puede parecer a simple vista algo que no vaya más allá, es todo lo contrario. La importancia de mantener nuestras manos calientes va a garantizar nuestra seguridad en gran medida. Piensa que si tenemos las manos congeladas nos va a ser muy difícil llamar por teléfono, no hablemos ya de desbloquearlo primero, nos va a suponer dificultad para coger objetos, agarrar rocas en paso delicados, quitar o poner ropa, abrir botellas de agua y un largo etcétera. Es una acción que no nos implica mucho esfuerzo y puede ayudarnos en muchas más ocasiones de las que pensamos, así que no dudes en llevar unos guantes de repuesto en tu mochila.


  • Bastones.

Independientemente de si llevamos puestos en nuestros pies esquís, raquetas, crampones o solamente nuestro calzado, algo necesario para conseguir mantener el equilibrio al caminar sobre la nieve van a ser los bastones. Al igual que van a conseguir que podamos progresar sin perder el equilibro, también nos van a facilitar desplazarnos por terreno nevado sin hundirnos, o ayudarnos a hacer fuerza con nuestras manos cuando la nieve no esté transformada y tengamos que abrir huella sobre ella. Ten en cuenta, que por el mero hecho de que haga frío, la cantidad de ropa que vamos a tener que llevar va a ser mayor, por no hablar de todo el material técnico en función de la actividad, lo que va a suponer un peso de la mochila mucho mayor a otras épocas. Los bastones van a ayudarnos a repartir estos pesos de forma beneficiosa para nuestro cuerpo.


Esperemos que estas recomendaciones os sean de utilidad y hagan que podáis disfrutar de vuestras salidas a la montaña de la manera más placentera y segura posible.

__________________________________________________________________________________________

[i] El albedo es el porcentaje de radiación que cualquier superficie refleja respecto a la radiación que incide sobre la misma.

[ii] Las siglas DVA corresponden a Detector de Víctimas de Avalanchas, aunque por lo general cada vez que hablamos de ellos escuchamos frecuentemente el acrónimo ARVA, que corresponde al nombre de una marca comercial que fabrica dichos aparatos


#invierno #recomendacionesinvierno #seguridad #inivernoseguro #actividadesseguras #planificación

10 vistas